Consejos útiles antes de hacer un resumen

Hacer un resumen es una parte fundamental e importante del proceso de estudio. Un buen resumen es decir lo máximo con lo mínimo. Así, te brinda la posibilidad de conocer lo más importante de un tema concreto, de manera coherente, simple y arrojando luz sobre la imagen general de éste. Por ejemplo, muchos especialistas consideran que un […]

Hacer un resumen es una parte fundamental e importante del proceso de estudio. Un buen resumen es decir lo máximo con lo mínimo. Así, te brinda la posibilidad de conocer lo más importante de un tema concreto, de manera coherente, simple y arrojando luz sobre la imagen general de éste.

Consejos al hacer un resumen

Por ejemplo, muchos especialistas consideran que un resumen bien hecho es capaz de: recapitular los puntos, hechos, declaraciones e ideas más importantes; vincular esos puntos con el argumento general, con el texto o con la habilidad; y, además, contextualiza el material a estudiar.

Podríamos buscar una similitud entre un buen resumen y un paquete bien envuelto. El exterior del paquete explica lo que hay dentro, y te muestra lo que puedes esperar. Sin embargo, hasta que no abres el paquete no puedes acceder al regalo que encontrarás en el interior del mismo.

Con el resumen ocurre algo similar: no funcionan a menos que hayas leído el material al que hace referencia. De ahí que sea importantísimo hacer leído o estudiado antes la información que hace referencia el resumen. Y, luego, tener la capacidad de empaquetar o «envolver» esa información para luego «abrirla» (estudiar).

Algunos consejos útiles antes de hacer un resumen

  • ¿Es un buen tema para resumir? No siempre puede ser útil -y adecuado- llevar a cabo un resumen. Es necesario considerar si es buena idea resumirlo o no. No todos los temas o no todos los libros son ideales para resumir. Por ejemplo, quizá el libro que desees resumir disponga de muchos detalles o sea verdaderamente extenso y «pesado». Y puede ocurrir que ya sepas de antemano que, en el examen, vas a encontrarse con muchas preguntas detalladas. Por tanto, lo más inteligente en este caso sería empezar a estudiar extensamente, en lugar de hacer un resumen (por muy completo que éste pueda ser, ya que siempre podrías dejarte cosas en el tintero, o mejor dicho, en el libro).
  • Deja la primera hoja de tu cuaderno… Si vas a clases una buena opción es dejar las primeras hojas de tu cuaderno para escribir todas aquellas cosas importantes que dice tu profesor (o profesora) sobre el examen, lo que te ayudará a la hora de hacer una tabla de contenido que, posteriormente, será muy útil a la hora de hacer el resumen. Esto es aún más importante, dado que cuando llegue el momento de comenzar a estudiar, dispondrás de una completa página con todas las cosas importantes que necesitas saber sobre el examen. Además, en el momento en el que vayas a realizar el resumen trata de tener al lado tu tabla de contenido. Te ayudará a ver todo lo importante y seguirás viendo la imagen más grande.
  • Utiliza un sistema de codificación de colores. Especialmente solo aquel que te funcione a ti, independientemente de los colores que escojan o utilicen los demás. Por ejemplo, puedes optar por usar un rotulador fino para los títulos y artículos importantes, y un subrayador claro para las definiciones. Eso sí, evita los marcadores y subrayadores hasta que no hayas escrito una página completa, o hasta que hayas terminado un párrafo.
  • Claro y directo. Debes tratar de asegurarte que el resumen sea claro, lo que te ayudará a que tenga una buena visión general de aquello que tengas que estudiar. Una opción útil es la de usar viñetas, pudiendo asegurarte así de que, en cada viñeta, siempre haya algo importante (por ejemplo, una idea principal).
  • No resumas antes de tiempo. En ocasiones tenemos tanta prisa para hacer nuestro resumen y ponernos a estudiar que terminamos perdiendo el tiempo al escoger, erróneamente, aspectos que en realidad son poco o nada importantes. Por tanto, debes asegurarte de haber leído el libro al menos una vez antes de resumir. Si lo haces, comprenderás todo mucho mejor a la vez que estás resumiendo el texto, y te asegurarás, dicho sea de paso, de resumir mucho más rápido, porque contarás con una idea de lo que es importante y lo que no.
  • Qué hacer si no encuentras las ideas más importantes en el libro. A veces es posible perder mucho tiempo tratando de encontrar las cosas más importantes en el libro a resumir. En la mayoría de las ocasiones, en cada párrafo suele existir un punto principal, o una idea principal. Así, siempre encontrarás algo que debas estudiar y comprender para el examen. Muchas veces, suele ser la primera o la última oración del párrafo. Trata de buscar la idea principal en cada párrafo. Te ayudará.

Haciendo un resumen

Y, para terminar, algo aún más importante: lee el resumen de forma regular. No solo basta con resumir el texto y ya está, leerlo de vez en cuando, de forma regular y cotidiana, te ayudará de forma muy positiva a la hora de retener toda la información contenida en él. Y no solo será útil para recordar la información, sino para comprenderla mejor.

De hecho, hacer un resumen no significa necesariamente que te lo hayas estudiado todo. Al contrario, debes leerlo con frecuencia y estudiarlo. Solo así estarás completamente preparado/a para el examen.

Consejos útiles antes de hacer un resumen
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar