Cuadro sinóptico

Un cuadro sinóptico es una herramienta verdaderamente potente y muy útil durante el proceso de estudio de cualquier materia, independientemente de que estés estudiando en la escuela, en el instituto, en la Universidad, oposiciones o incluso para tu día a día. Es interesante tanto si eres estudiante como si eres un profesional, ya que se convierte en una ayuda visual perfecta al mostrar una estructura lógica de aquella información que se está trabajando y/o estudiando. Pero, ¿en qué consiste realmente, para qué sirve, por qué es tan útil y, sobre todo, cómo podemos hacerlo fácilmente?.

Cuadro sinóptico

¿En qué consiste un cuadro sinóptico y para qué sirve?

Podríamos definirlo como si fuera un mapa mental. Es decir, es una especie de síntesis o de resumen de un determinado tema, que se conforma y se elabora subcategorizando todos los temas que lo forman. Y, como su propio nombre podría llegar a indicar, se trata de una sinopsis, de una especie de resumen de cualquier tema específico.

¿Su objetivo? Explicar de forma más o menos sencilla cualquier tema. Y, para ello, las ideas son ordenadas en una jerarquía, de forma visual, para conseguir que el seguimiento de la información sea lo más sencillo y, sobre todo, simple posible.

Es una manera sumamente interesante ya no solo de aprender, sino de memorizar. Y es que de acuerdo a muchas investigaciones, el ser humano tiene una forma de pensamiento basado fundamentalmente en la visualización, lo que significa que tiende a ser mucho más propenso a procesar toda la información de una forma eminentemente más gráfica.

En definitiva, la principal característica del cuadro sinóptico es que dispone de una estructura jerárquica. En esta estructura se desarrollan diferentes ideas a partir de una idea principal, de manera que es tremendamente útil para ordenador un tema, y para poder explicarlo de manera mucho más visual. Así, es más sencillo y fácil de comprender, y posteriormente de entender y aprender.

¿Cuáles son las características principales del cuadro sinóptico?

1. Tema principal (desarrollado a través de subtemas)

Si no se ordenan bien las ideas desde un primer momento, y las analizamos de forma correcta, difícilmente podremos ser capaces de explicar aquello que deseamos entender y aprender. Así, es sumamente importante definir adecuadamente el tema principal, que se convertirá, en definitiva, en la base del resto de nuestro cuadro sinóptico. Además, es vital que se cumplan dos premisas básicas: este apartado debe ser claro, conciso y directo.

Para ello es necesario llevar a cabo una revisión general del tema que deseamos incluir. Esto nos brindará la posibilidad de ver con claridad: las ideales principales, las ideas secundarias y otros datos importantes. Por otro lado, para nutrir convenientemente nuestra idea principal, y enriquecerla, es necesario disponer de la suficiente bibliografía.

Cómo hacer un cuadro sinóptico

2. Subtemas (relacionados)

Aquellas ideas o subtemas que encontramos en el cuadro sinóptico siempre deben estar relacionadas. ¿Por qué? Muy sencillo: principalmente porque se encuentran dentro del tema principal, que como ya vimos en el apartado anterior, es la base del cuadro sinóptico (de nuestra sinopsis, en definitiva). Para ello debemos desarrollar los temas derivados de éste.

3. Síntesis o resumen de ideas

No podemos olvidarnos que el objetivo del cuadro sinóptico es el de ofrecernos una información clara, concisa y rápida de un determinado tema principal. Por tanto, debemos evitar cualquier tipo de explicación que no sea sencilla, y escojamos únicamente aquellas ideas importantes de manera clara, breve y lo más sencillo posible.

4. Jerarquización o representación gráfica: horizontal o vertical

Lo destacado del cuadro sinóptico es que la relación entre los diferentes temas principales se expresan de forma gráfica, por lo que no es necesario ni preciso expresarlos de forma verbal. La base está en que el cuadro sinóptico debe ser lo más organizativo posible. Así, deberemos estructurar la información de forma gráfica, clara y sencilla.

Además, la organización y el orden de la información se puede hacer en función de las necesidades de cada cual, de manera que puede ser de izquierda a derecha (esto es, horizontal), o de arriba hacia abajo (vertical).

La clave a la hora de hacer un buen cuadro sinóptico es practicar todo lo posible, ya que aunque parezca sencillo de elaborar, la realidad es bien diferente: a la práctica no es en absoluto fácil hacerlo bien, especialmente si el tema a resumir es extenso y denso. Por tanto, es necesario saber qué debemos seleccionar únicamente, escogiendo solo lo más importante.

Publicaciones Similares