¿Qué hace un fisioterapeuta?

En muchos casos, se cree que los fisios son las personas que dan masajes para relajarnos y descargar nuestra musculatura, pero su trabajo es muy importante y va mas allá. Estudiar fisioterapia, ya se la física o la ocupacional, implica de manera estudiar estudiar una rama de la medicina que se enfoca en el reparación […]
CursosMasters.com

En muchos casos, se cree que los fisios son las personas que dan masajes para relajarnos y descargar nuestra musculatura, pero su trabajo es muy importante y va mas allá.

Estudiar fisioterapia, ya se la física o la ocupacional, implica de manera estudiar estudiar una rama de la medicina que se enfoca en el reparación y restauración de la movilidad física de los pacientes que han sufrido algún tipo de trauma físico o que han podido nacer con ellos. Un fisioterapeuta gracias a su conocimiento de anatomía y del funcionamiento del mismo, junto a una serie de herramientas como podría ser la electroestimulación, crearan una serie de ejercicios y de movimientos con el fin de aliviar y de manera definitiva acabar con el dolor y con el origen del que surgen.

En la gran mayoría, estos profesionales acaban trabajando en hospitales, clínicas y demás centros de salud dedicados a esta especialidad médica, ya sean públicos o privados; aun así y cómo pasa con otras especialidades de la medicina, la fisioterapia también cuenta con una serie de subcategorías que varían según el origen de la lesión y el tratamiento requerido, entre ellas, las mas importantes son:

  • La fisioterapia deportiva.
  • La fisioterapia ortopédica.
  • La fisioterapia cardiovascular.
  • La fisioterapia pulmonar.
  • La fisioterapia geriátrica.
  • La fisioterapia pediátrica.
  • La fisioterapia acuática.

Ser fisioterapeuta no consiste en dar masajes para relajar, es algo mas complejo que debes de tener claro antes de querer formarte y trabajar en ello. Algunas de las funciones más comunes de un fisio son:

  • Diseñar e implementar un plan de tratamiento personalizado para cada paciente con el fin de aliviar su dolor y de restaurar su movilidad física.
  • Leer y saber analizar los informes oficiales para determinar cuál es el mejor tratamiento a seguir.
  • Realizar una evaluación inicial de la movilidad del paciente para el siguiente punto.
  • Diseñar un plan de tratamiento destinado a rehabilitar al paciente, teniendo en cuenta su movilidad.
  • Asistir a los pacientes en la realización de distintos ejercicios diseñados para ayudarles a recobrar la movilidad.
  • Instruir a los pacientes y sus familiares en la realización de ejercicios y rutinas ideadas para ser practicadas en sus hogares para mejorar sus resultados.
  • Llevar el registro de las mejorías, diagnóstico y metas logradas por el paciente.
  • Consultar con profesionales de la Medicina para hacer seguimiento al progreso de la terapia y rediseñar el programa de rehabilitación de ser necesario.
  • Dar de alta a los pacientes cuando hayan logrado las metas establecidas.
  • Estar bien formados sobre las últimas técnicas, logros y tratamientos en materia de Fisioterapia.
  • Asistir y participar en seminarios, conferencias y congresos en conjunto con otros profesionales de su ramo para compartir nuevos métodos y tratamientos.

¿Qué hay que estudiar para ser fisioterapeuta?

Si quieres ser fisioterapeuta, lamentamos decirte que a día de hoy solo hay una forma oficial de hacerla, que consiste en realizar durante un mínimo de 4 años la carrera universitaria de Fisioterapeuta. Una vez que la finalices, puedes hacer un master con el fin de especializarte en un área concreta.

Hay algunas escuelas privadas que ofrecen algunos cursos, pero no están homologados por las instituciones oficiales.

El trabajo diaria de un fisioterapeuta

  • Debe atender a nuevos o posibles pacientes y analizar su historial médico para poder diseñar un plan de tratamiento apropiado y adecuado a cada uno de ellos.
  • Aplicar un tratamiento a los pacientes siguiendo un programa preestablecido y las instrucciones o recomendaciones médicas y en función de las capacidades motrices del paciente.
  • Hacer un seguimiento personal al historial, diagnóstico, tratamiento y mejoría.
  • Analizar de forma crítica los avances de los pacientes tras unas semanas y tras meses.

Si quieres ser un buen fisio no basta con sacar buenas notas o con saberte todo sobre el cuerpo humano, trabajamos con personas por lo que tendremos que tener ciertas habilidades:
  • Tener buenas habilidades para la comunicación.
  • Tienes que saber decir las cosas claramente, sobre todo de manera verbal, para entablar un entorno cómodo y transparente para los pacientes y sus familiares, facilitándolos las respuestas que necesiten y tranquilizándoles.
  • Poder dar instrucciones claras y concisas a sus pacientes para el seguimiento adecuado de sus tratamientos.
  • Sentir vocación por tu trabajo y hacerse sentir a los pacientes seguros del trabajo que estas realizando.
  • Tener sentido de la empatía, compasión y altruismo por los demás, en este caso pacientes y familiares, aunque también por otros compañeros.
  • Tener la sensibilidad suficiente hacia las necesidades de los pacientes.

  • Poseer una habilidad innata para  hacer sentir valoradas a otras personas.
  • Buena capacidad para la destreza manual, coordinación motora y fuerza física.
  • Debe saber atender a ciertos detalles, tener habilidades manuales y coordinación para poder maniobrar y realizar algunas técnicas.
  • Poseer un mínimo de fuerza para articular algunos movimientos menos naturales en los pacientes.
  • Poder tratar a pacientes con movilidad reducida, hasta el punto de poder cargar con ellos.
  • Un gran profesionalismo y tener gran sentido de la ética.
  • Gran sentido de dedicación, compromiso y responsabilidad.

Además, es de suma importancia que todo aquel fisioterapeuta o terapeuta tenga la habilidad y capacidad  para poder adaptarse a situaciones que pueden estar cambiando en todo momento, y es que  la actitud de nuestros pacientes puede  cambiar regularmente y es un aspecto que puede facilitar o dificultar su proceso de rehabilitación; de este modo, el individuo debe distinguirse por su capacidad de  empatía hacia los demás, sobre todo con los pacientes y con el dolor o sensaciones que pueden sentir.

Si no quieres tener ningún problema de índole legal, por el motivo que sea, como la intrusión en la profesión es importante conocer la legislación pertinente, la cual puedes encontrarla en la Asociación Española de Fisioterapeutas.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar