Escrito por

Cómo funciona la nueva obligación de registro horario de la jornada laboral

Desde hace algún tiempo las empresas parece que están obligadas a contabilizar, dentro de un nuevo registro de horario, cuál es la jornada laboral de sus trabajadores, con el fin de regular sobre todo, situaciones en las que los empleados pueden llegar a acumular horas extra sin que en realidad se lleve un control de ellas, y otras que permitirán que los horarios laborales estén mejor regulados. Veamos a continuación, Cómo funciona la nueva obligación de registro horario de la jornada laboral, que empresas están obligadas a llevarla a cabo, y cuáles son sus objetivos.

Como funciona el registro de jornada obligatorio

Quién está obligado a hacer el registro de jornada

Desde el pasado mes de mayo, las empresas tienen la obligación de llevar un control «fehaciente» de las horas que trabajan sus empleados. Esta es una nueva normativa lanzada desde el Ministerio de trabajo y lo cierto es que está causando mucho revuelo, ya que de no cumplirse, se pueden llegar a producir multas de hasta 6.250 euros.

El registro, que se realiza gracias a la anotación digital del horario de entrada y de salida de los trabajadores, fue aprobado en el mes de marzo, y entró en vigor el 12 de mayo de 2019. A partir de esta fecha, las empresas deben almacenar los datos de las horas que trabaja cada empleado. Ni que decir tiene que en su momento, la noticia de este registro provocó un gran revuelo, pero lo cierto es que la normativa hace responsable a la empresa y no al trabajador de llevar a cabo el registro. De este modo, son las empresas las que están obligada ha hacerlo y no los trabajadores, aunque muchos se preguntarán qué ocurre con las empresas que tiene trabajadores a media jornada y también qué ocurre con los autónomos.

En el caso de los trabajadores a media jornada, el registro se llevará cabo de la misma manera, aunque la normativa tiene en cuenta que existen trabajadores con horarios no solo de media jornada sino también horarios «flexibles«. Para todos estos casos, la normativa establece que se debe pactar entre trabajadores y empresa algún tipo de mecanismo de modo que se puedan reflejar las horas realizadas por un trabajador en su jornada sin importar los horarios que haga. El recuento después se debe sumar al finalizar el mes.

En el caso de los trabajadores que son autónomos, no están obligados a llevar un registro del horario laboral puesto que son ellos mismos los que establecen su propio horario, pero sin embargo, sí que deben llevar un registro del horario laboral de sus trabajadores, en el caso de que los tengan, actuando como si estos fueran asalariados, y el autónomo una empresa.

Registro de jornada obligatorio

En qué consistirá la inspección de registro de jornada

La inspección de registro de jornada consiste en llevar un control del horario laboral de cada trabajador a partir de un mecanismo, en el que el trabajador, debe registrar la hora de entrada y también la hora de salida.

El mecanismo almacena los datos informáticamente y a final de mes se pueden consultar para conocer el resultado semanal y mensual de horas trabajadas. Esos datos tienen que guardarse por un periodo de al menos cuatro años y solo tendrán acceso a ellos la persona autorizada o responsable por parte de la empresa así como los trabajadores.

Algunas empresas puede que lleven un registro de otro modo, algo que no afecta demasiado a la normativa que aunque no obliga a hacer el control de un modo específico o determinado, sí que deja claro que deben ser los trabajadores y la empresa los que pacten para hacer el registro y poder contabilizar con garantía el cómputo total de horas trabajadas, y que además se especifique de manera clara, la hora de entrada y de salida de cada trabajador.

Todas las empresas, como os hemos explicado, tienen que llevar a cabo dicho registro ya que de no hacerlo, tienen riesgo de multa que oscila entre los 626 euros y los 6.250 euros por empresa, no por trabajador. En caso de reincidencia acreditada, el importe de esa multa puede aumentar.

Como funciona el registro de jornada

Objetivos del registro de jornada

El registro de la jornada laboral tiene como objetivo principal poder contabilizar las horas «reales» en las que se trabaja dentro de la jornada laboral, sin importar el tipo de trabajo que se lleva a cabo o si una jornada es partida o continuada.

El horario de entrada y salida del trabajador es lo que registra este control, pero lo cierto es que aunque la idea es poder saber cuántas horas exactas realiza un trabajador para una empresa, lo cierto es que se pueden producir muchos casos en los que esas horas no sean las de una jornada laboral convencional de 8 horas diarias o 40 horas semanales, si tenemos en cuenta que existen trabajos en los que también se trabaja durante el fin de semana o que existen trabajos por horas, así como los de media jornada o solo de festivos.

Con el registro de jornada se desea contabilizar el llamado «tiempo de trabajo efectivo» que corresponde, en teoría al tiempo que un empleado dedica durante su jornada laboral a las tareas propias de su puesto. Es decir, las horas que está trabajando , sin incluir los momentos de descanso o pausa que se tome, la hora que tenga para comer o los permisos para por ejemplo, salir un poco antes un día. Todo ello se tiene en cuenta dentro del control del horario a partir de esta nueva normativa, y por ello es por lo que debe ser la empresa y el trabajador los que establezcan dicho control, como se lleva a cabo y de qué modo se deben anotar los horarios.

Como decimos el registro debe ser exacto con la hora y entrada de los trabajadores, pero en función de cada empresa, se deberá anotar cualquier pausa dentro de ese horario, para después, a la hora de hacer el cómputo real de horas trabajadas se pueda hacer la resta correspondiente.

Artículos de interés:

CursosMasters

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?